} .slideshow-container { width: 400px; height: 320px; background: #bb0000; border: 2px solid #bb0000; }

miércoles, 27 de marzo de 2013

Tipos de ganas: reto tres

Hoy mi futuro entrenador (renuevo contrato este sábado), me ha preguntado qué clase de ganas tenía de afrontar el reto tres...
Clase de ganas, tipos de ganas.
Ganas irrefrenables.
Muchas ganas.
Ganas locas.
Pocas ganas...
Toda una gama de ganas, a elegir, a sentir.
¿Cual de ellas llevo yo?
Estoy segura de que ya se han imaginado qué clase de ganas cargo yo en los bolsillos.
Son ganas de comerme el reto tres, en el cual me caeré multitud de veces, me tambalearé cual mono en un árbol y mi estómago sufrirá "mal de altura" cada vez que intente enfrentarme a él...
Es una idea de diversión que llevaba aparcada unos meses y, por imposibilidad de tener más tiempo libre para entrenar, se guardó en un cajón...
Ahora lo hemos sacado.
Lo anclaremos con firmeza y comenzaremos, muy seriamente, a partirnos de risa.
La locura se llama...Slackline.
Y mi reto número tres llevará el nombre de : Jameo´s Slackline
¿Se lo imaginan?

(...Yo tampoco)





martes, 26 de marzo de 2013

Reto dos

Mi idea de retarme no surge de mi pasión por mover mis piernas.
De hecho que no se asuste mi gente.., que soy la de siempre, no he perdido la cabeza. 
¿Por qué lo necesito?
¿Es necesario?
¿No debería dejar descansar mi mente y mi cuerpo?
He estado siete meses sumergida en un duro proyecto nevado donde todo, absolutamente todo, era nuevo para mi y mi rutina de entreno.
Ahora, tras pasar el proceso de deshielo.., necesito moverme.
¿Será el deporte adictivo?
Esta claro que en mi caso es algo puramente espiritual.., o genético.., porque hasta donde yo recuerde, mi vida va unida desde siempre a algún deporte: fútbol, basket, hockey, patinaje, badminton, aerobic, fitness, surf, trail., y algunos más...
No puedo vivir feliz sin hacer deporte.
Y llegados a este punto de mi vida, donde sigo buscando vivir con una sonrisa en el corazón, solo me interesa.., investigarme.
¿Hasta dónde puedo llegar?
¿Podré ser tan rápida como...?
¿Es posible hacer eso que siempre.., soñé?
No quiero correr más rápido una carrera de veinte kilómetros. No genera "chispa" en mi cuerpo.
No quiero correr ochenta kilómetros en una carrera que ya he hecho. No enciende ninguna "llama" en mi espíritu.
Quiero hacer lo que me apetece. Lo que pueda permitirme. Lo que cautive mi cuerpo y mi mente en un estallido repentino y muy intenso.
Eso es lo que busco.
Y por eso, después de mi reto finlandés..., continuo haciendo esas cosas que siempre he querido realizar.
Sé que intentándolo quizás sea posible lograrlas...
Mi reto número dos, a realizar este año, me apetece mucho.
Será compatible con el gran reto del otoño y me servirá para conseguir fuerza, más fuerza, para mi reto número uno...
Muchos pequeños retos que sumados me ayudarán a llegar un poco más lejos.
¿Se lo cuento?
Seré la remera de dos sirenas que intentarán unir a nado Lanzarote y Fuerteventura. Las ayudaré en sus entrenos y en la competición. 
Me adentraré en el mundo de las corrientes, las olas y la sal... 
Y me servirá de mucho para... continuar soñando y soñando para algún día... rozar un horizonte lejano pero muy presente.
Pero para eso.., queda todavía mucho,mucho camino.
Reto dos contado.
He de confesar que compadezco a mi entrenador... No sé cómo va a conseguir diseñar un plan de entreno con tanta modalidad deportiva y un objetivo final de temporada...
Confío en él.
Pero.., ¿él confiará en mis posibilidades?


lunes, 25 de marzo de 2013

Reto uno.

¿Qué es lo que hace que un reto sea llamado así?
¿Es un deseo complicado de realizar?
¿Complicado para quien?
Para uno mismo, claro está.
Para uno mismo...
Quizás ir a buscar pan artesano sea algo habitual y muy fácil para unos.
Para otros.., es un sueño inalcanzable.., ya que ahora.., la mayoría está precongelado...
Es curioso.., siempre pienso en pan amasado por manos sabias cuando me concentro en un sueño...
Un sueño...
O varios...
He terminado con mi reto blanco. Un gran reto.
Ahora comienza un nuevo camino.., con olor a harina, levadura y horno...
A eso huelen mis anhelos.
A sencillez.
A lujo...
A pasión por lo cotidiano.
A gusto por las pequeñas cosas que hacen la vida grande.
Eso es.
Camino hacia un nuevo horizonte siguiendo un aroma cálido, que se encaracola cual rizo y que me mira con ojos cautivadores hipnotizándome..,guiándome hacia esa línea mágica donde descansa mi luz.
Reto uno.
Sencillo para algunos.
Terrorífico para mi.
No he podido enfrentarme a él nunca.
A pesar de mis años en el gimnasio.
A pesar de mi fuerza física...
Jamás he tenido el coraje suficiente.
¡Qué estupidez!
Me enfrento a cuarenta grados bajo cero con una sonrisa y.., huyo delante de esa barra...
No la miro.
No puedo.
Siempre ha ejercido una gran atracción y jamás he sido valiente para conseguir ganarle la batalla.
Ha llegado el momento.
Ya está bien.
Por pequeño que parezca el reto, para mi es muy grande.
Créanme...
Hoy he colocado una barra en casa.
Y se han reído de mi por mis ojos decididos.
Y porque no se creen que ese simple ejercicio me genere tanto miedo...
Por respeto a las pequeñas cosas, hoy comienzo a romper un muro que construí hace años.
En un mes, si mi hombro me lo permite, ya veré los primeros resultados.
No hay miedo cuando uno se enfrenta a sus fantasmas.
Hoy es el día para el reto número uno.
El principio de unos cuantos que intentaré alcanzar hasta octubre.
Mi primer paso para comenzar a derribar esa barrera es llamarlo por su nombre.
Mi primer reto es...
Hacer dominadas.






Comienzo

Tras muchos meses de locura deportiva, de lucha mental y física y de cambio de rutina bestial en mi forma de vivir y de sentir damos un nuevo paso…
Un movimiento simple: adelantar un pie más allá de su posición actual.
Un desplazamiento vertiginoso por lo que ello implica…
Cuando lo haga, ya no estaré donde anteriormente estaba.
Adiós al blanco. Adiós a un gran sueño en mi vida.
Hola futuro.
Colores nuevos, sudores diferentes…
¿Estaré preparada para avanzar?
¿Cómo ilusionarte cuando has puesto todo lo que tenías y más en el objetivo ya realizado?
¿Cuánto dura el proceso de cambio o de renovación?
¿Cuándo vuelven esas ganas por comerte el mundo?
La ilusión no es algo que se compra.
La ilusión no llega con el esfuerzo.
El entreno no te la da.
El pensarlo no hace que llegue.
La ilusión…
Tiene que surgir como una chispa, con un leve vuelco de estómago..., si no..., nada tendrá sentido…
O más bien..., nada será vivido con la suficiente pasión  y nada se verá con  ojos  sensacionales..., de sensación, de sensaciones, de profundidad en cada movimiento que implique llegar hacia lo deseado.

Clip, chap, zas, clack, fiiiuuuu, chis, chis….
Ahí, ahí…., ha llegado….
¡Veo y siento esa chispa!
¡La oigo!
Ya está aquí….
Respiro, cojo mucho aire, me he puesto nerviosa.
Me tiemblan las manos al escribir y mi estómago…, mi estómago está expectante…
He cogido esa ilusión a dos manos.
La miro, la estudio, la observo de nuevo.
Es ella.
Es la mía.
Se mueve, se encaracola, se retuerce, está ansiosa por comenzar.
Ya estoy preparada.
Hoy comienzo.
...y les iré contando.., si quieren continuar leyéndome...


viernes, 22 de marzo de 2013

Retos de otros

Nervios incontrolados durante días. No míos.
Dudas perpetuas en la semana previa a la competición. Mías no.
Dolores aquí , molestias en todo el cuerpo. No en mi.
Amigos que se retan, corazones luchadores, mentes ilusionadas y cuerpos preparados para la batalla.
Uno con los entrenos hechos en su totalidad, otra con mil y un descontrol de agenda, semana sí , semana no..., sin poder cuadrar semanas regulares de preparación...
Maneras de enfrentar un reto: la primera vez para uno, la poca preparación para otra.
Pero ambos estarán en la línea de salida.
Su meta la misma.
Intentar terminar.
Natación, bici y carrera...
Será duro.
Ellos lo son.
Cada persona, un reto.
Cada corazón, un deseo.
No importa de qué esté hecho...
Importa levantarse e intentarlo.
Puede que te lleve simplemente tres pasos lograrlo, quizás a alguno le dure años el conseguirlo, puede que toda la vida...
¿Qué más da?
Hacerlo nos hará más felices.
Luchar por ellos, más fuertes.
Y si sumas felicidad y fuerza... tendremos...
Un reto vivido.
Mañana, mi reto.., será animar con todas mis fuerzas a esos espíritus luchadores.
No será fácil..., me emocionarán y tendré que controlar mis sentimientos y aplaudir a la vez...
¡Qué difícil!
Eso sí, me levantaré.., y lo intentaré, como siempre.
Mucha suerte en la gran prueba.
Mañana es día de competición.




miércoles, 20 de marzo de 2013

Vértigo

No quiero pecar de repetitiva.
No me apetece.
No haré una crónica final al estilo esperado, con mis anécdotas de viaje y mis sentimientos de cada una de las etapas realizadas.
Eso ya lo he hecho en las diferentes entradas blogueras y en las redes sociales.
Y, además, estoy agotada…
Estoy en proceso de deshielo…
Recuperando mi estado habitual de locura.
Eso sí, les seré muy sincera.
Como siempre.
Finlandia: punto de inflexión en mi vida deportiva y personal.
Finlandia: miedo y pánico en cada avanzar.
Finlandia: batalla ganada a mis límites conocidos.
Es terrible la sensación de vértigo que siento…
Vértigo al darme cuenta que no existe límite conocido  con el que no puedas enfrentarte.
¿Cómo un cuerpo y una mente se confabulan para romper muros antes infranqueables?
¿Solo sometiéndolos a situaciones extremas?
¿Y si…?
¿Y si con solo creérnoslo..., es posible..., avanzar hacia el horizonte?
¡Cuántas barreras he cruzado durante cinco días en el frío, cuántas…!
Me sorprende el haberlo hecho.
Conozco mi fuerza y mi disfrute intentando llegar a ese punto  donde pueda ver mejor lo que hay más allá.
Conocía mis ganas y tenía muy claro que al país del hielo no iba a pasear.
Pero tanto esfuerzo..., jamás podría habérmelo imaginado.
Y es una lástima no poder transmitirles con mis letras ese sentimiento.
Ni siquiera hablando podría hacerlo…
Ahora, en la tranquilidad de estar a 20 grados, sabiendo que puedo parar y admirar el paisaje que me rodea sin riesgo alguno, me da miedo a lo que me enfrentaré ahora.
¿He cambiado?
¿Soy otra?
¿Más fuerte?
¿Más loca?
¿Más inconformista?
Mi pasión por moverme está encerrada por mi lesión, y no sabré a ciencia cierta si se ha producido un cambio en mí y en mi forma de enfrentarme a mis nuevos retos.
Por ahora es una incógnita…
Pero.., ¿y si…, el cambio se ha producido y ahora la montaña que tengo que subir tiene que ser más alta, más complicada, más imposible…?
Miedo.
Será complicado soñar con algo que me implique más dificultades que la Border to Border, donde muchas circunstancias se han unido para hacerla dura de verdad.
Trabajaré en mi recuperación con cabeza y con calma. Es importante.
Mientras tanto..., tengo una batalla perdida hace muchos años con un reto, quizás pequeño para muchos, pero grande para mí porque jamás he tenido la valentía de enfrentarme a él.
En unos días, sin mover mis piernas..., comenzaré a soñar de nuevo.
Y tengan muy claro que ganaré la batalla.
Entrenaré lo que haga falta para ello.
Porque soñar  no es tumbarse, cerrar los ojos y esperar que ocurra lo que uno desea…
Soñar es moverse, abrir los ojos y luchar para alcanzar lo que uno se propone.
Sueños en movimiento.
Esos son los que yo quiero.
Los otros…, son..., otra cosa.


martes, 19 de marzo de 2013

A 40 grados más

Querido blog,
Hace dos días te maté.
Tecleé un punto.
El punto final de una ilusión descrita en letras.
¿Qué razón hay para seguir escribiendo cuando lo blanco ya no es blanco?
A cuarenta grados más mi cuerpo está cansado y mi mente sorprendida.
Me he quitado el traje de nieve hace muchas horas y no tenía ninguna intención de continuar con él por el momento.
Sí, quizás te he asesinado demasiado pronto, sin esa reflexión final, en frío, con la mente tranquila y ya en casa, al calor de las sensaciones cotidianas.
No sé...
Mi impresión es de habértelo contado casi todo...
Y ese casi, no es que no quiera contarlo, es que no sé cómo hacerlo para que lo entiendas.
Me resulta imposible.
Lo vivido es demasiado duro, demasiado intenso, demasiado sorprendente como para poder yo, con mi léxico, poder expresarlo en letras.
Te maté consciente de la puerta que cerraba. Una vía de escape a mis sensaciones haciendo deporte y luchando por mis sueños. Un refugio de mis inquietudes, un cobijo de gotas sentidas de sudor.
Amigo blog, te suplico que me perdones.
No puedo matarte.
No puedo dejar de buscar calor en ti.
Hoy, una voz amiga me ha dicho que mis letras compartidas son un vivir mis experiencias, son una evasión y un empujón para intentar luchar por lo que uno anhela...
Y me ha emocionado...
Mi lucha personal sirve para remover inquietudes y generan reflexión...
Mis letras escritas.., sirven para algo más que relajarme.
Blog, blog, blog...
Unos meses escritos en blanco...
Blog, blog, blog...
Toda una vida... con tinta de colores...
...
Ya tengo claro lo que quiero y por lo que voy a luchar los próximos meses y años. Serán experiencias pequeñas e intensas, que generen mucho trabajo y preparación y que sumadas sumen un arco iris de color..., para poder, quien sabe cómo, poder soñar en un color.... muy especial y profundo.
Ya te contaré amigo blog.., ya te iré contando, si me lo permites y quieres, claro está...
Ahora toca recuperarme de esta lesión blanca que me paraliza el tobillo.
Mi ilusión está intacta, con más fuerza que nunca, esperando impaciente...el próximo sueño.
Comenzaré con uno pequeñito que se ha escondido en un rinconcito de mi alma desde hace mucho tiempo.
Este sueño no me implica mover las piernas pero sí mucho esfuerzo.
Dejaré mi frustración de años a un lado y en unos días... comienzo.
Querido blog , estoy aquí, no me he marchado.
¿Continuarás conmigo?






sábado, 16 de marzo de 2013

Última parada en Finlandia: Tornio.

La otra frontera, la Border del otro lado, lejos de Rusia, a más de 400 kms.
Border to Border. Rajalta Rajalle-Hiihto.
Cuando intenté leer por primera vez la palabreja esta, pensé que se trataba de una broma o de una prueba “chorra” que mi compañero me escribía para reírnos un rato. Incluso en el primer correo donde me insinuaba su petición de pensármelo, no le di importancia porque ni pensé que esa unión de letras significaba algo en realidad.
¡Y vaya si significaba!
La Rajalta Rajalle-Hiihto., a pesar de estar el último día subida en una guagua y no deslizándome sobre esa espectacular nieve finlandesa, ha marcado una nueva frontera en mi manera de vivir.
Y lo digo muy segura.
Toda prueba deportiva, ya sea de corta o de larga distancia, es dura en la medida que uno se plantee.
En mi caso, jamás había querido llegar a sentir esa dureza porque, en realidad, me gusta mucho disfrutar de un sufrimiento ajustado a mi forma de vivir la vida. O sea, sufrir lo justo.
Pero Finlandia y su frío no me han permitido ser la “hippie de las nieves”.
Aquí he tenido que ser Susana al doscientos por cien, sin fisuras.
Durante 300 kilómetros he tenido que sufrir y luchar a trocitos…
Los trocitos de distancia que separaban un avituallamiento de otro.
Desde el kilómetro cero busqué mi objetivo y mi lucha: llegar a la siguiente parada.
Y así durante cinco largos y duros días.
No he tenido que llegar a ninguna frontera para lograr mi objetivo de temporada.
He tenido que morir por treinta metas en cinco jornadas, treinta paradas que eran para mí una auténtica lucha contra los elementos y contra mí.
Imposible explicarlo sobre el papel…
Yo no puedo.
Derramo lágrimas de impotencia al ver esa última meta al alcance de mis manos pero no al alcance de mi tobillo maltrecho.
Ha sido en mi 31 parada cuando he tenido que parar definitivamente, a pesar de que mi ilusión continua esquiando con mi compañero…
Mi ilusión…, esa que ha movido mi cuerpecito y mi vida hacia aquí.
Duros meses de decisiones, todas vitales para la consecución de este objetivo.
No escribiré mucho más…
Todo lo saben.
Han podido seguir mis pasos en cada uno de los momentos más importantes de este sueño.
Han leído en mis letras todo lo que representa el deporte en mi forma de vivir.
Han escuchado mi pasión por luchar por lo que uno desea.
Lo que uno desea…
Lo que uno sueña…
¡Cuánto trabajo y lucha diaria por intentarlo!
Pero cada uno de los pequeños esfuerzos, hasta el más grande de ellos, han merecido la pena.
Ahora cerraré los ojos.
Respiraré.
Y mi corazoncito bombeará sangre con una nueva ilusión…
Porque Finlandia no es el final de mi etapa.
Finlandia es el comienzo de muchas, muchas otras.
Y todas ellas cargadas de pasión.
La pasión que activa mi ilusión.
Esa ilusión por mover mis piernas.
Muchas gracias por estar tras esa pantalla.
Lo crean o no, me he sentido muy arropada por tantos lectores interesados.
Ojalá mis sensaciones le hayan servido para pasar un buen rato.
Ahora, en este preciso momento, ya tengo un nuevo objetivo:
Intentaré buscar la felicidad como mínimo dos segundos al día.
No es tarea fácil aunque lo parezca.
¿Son conscientes de ello?
Ser plenamente felices dos segundos al día…
Y darse cuenta de ello…
Ahí va…
Cierro los ojos….
Y brota …, la ilusión.
Una ilusión.., que pasa del blanco… a otro color…
Otro color…
¿Cuál será?








Compañero de sueño, mi sombra amiga

Querida sombra, mi espigada sombra amiga,
Agradecimientos no quiero darte porque sé que no quieres recibirlos.
Solo quiero que sepas que he intentado soñar en grande porque me apetecía mucho.
Sabes que he puesto todo lo que he podido sobre el asador y que la parrilla se rompió antes de  poder poner.., un poquito más.
Ahora estoy aquí en la guagua, a dos días del final, viendo esquiadores deslizarse en busca de su objetivo…
Se me rompe el alma.
No quiero verte pasar, mi sombra amiga.
No quiero comprobar que vas sola, sin mí…
¡Sin mí!
Grito de impotencia.
De dolor agónico.
Jugábamos al límite.., y perdí.
Nuestro margen de error era mínimo y ese pedacito de mi cuerpo dijo no más.
He sufrido como nunca.
Mi esfuerzo ha ido por encima de mi frontera conocida desde el primer minuto de la carrera.
Mi silencio sepulcral lo decía todo y a la vez nada…
Tantas horas callada,  amiga sombra.
Yo que hablo tanto…
Ocho horas en silencio cada día dan para pensar mucho en blanco.
Y en cambio.., no he pensado en nada en especial…
Solo me concentré en que no me pisases, en el frío, en el viento, en mis molestias, en mi frecuencia de zancada, en las subidas, en las bajadas, en las curvas, en las paradas, en los avituallamientos, en la frenada…
Cuantas cosas nuevas para mí…
¡Qué miedo he pasado amiga sombra!
¡Cuánto he tenido que vencer durante estos días!
Ahora parada me doy cuenta que todo esto me ha impresionado.
No me ha quedado grande, ni mucho menos.
Me has entrenado, querida sombra, para que esto no ocurriese.
En esta clase de retos, este contratiempo que me para, es parte del juego.
Yo lo sabía. ¡Vaya si lo sabía!
Ahora solo deseo que en estos kilómetros de nieve sin mí, disfrutes mucho.
Ahora solo deseo que en este recorrido nuevo para ti, tu frecuencia de zancada sea la que deseabas durante los trescientos kilómetros recorridos con anterioridad.
Imprime fuerza amiga sombra.
Mi espigada sombra amiga.
Te imagino sola, cual grifone en un mundo de nieve y elfos.
Disfruta, disfruta.
Sé feliz en tu sueño.
Te lo mereces.
Yo veré los renos.., en otra ocasión.
Quizás a golpe de remo….
Quizás…

El despertar (dia 6)

A 150, tras mucho trabajo hecho…
A 150, tras litros de sudor derramado…
A 150, tras dejar mi alma en cada desliz, en cada zancada…
A 150, tras intentarlo con todas mis fuerzas…
A 150 kilómetros de la otra frontera de la Border to Border…
Tras una noche sufriendo en cada movimiento en la cama, en cada roce del saco, en cada pensamiento de abandono, apareció el sol, la claridad dio paso a un nuevo día muy frío que congeló mi alma al cerrar los ojos, mover mi dolorido tobillo y comprobar que no había sido una pesadilla, el terrible dolor continuaba ahí, donde lo había dejado tras la jornada de ayer, a pesar de las terapias realizadas…
No puedo continuar, mi cuerpo no quiere.
Lucha entre mis sensaciones, mis ganas y mi físico.
Estoy bien, el resto de mi cuerpo y mis ganas me piden continuar a gritos, quieren calzarse los esquís y deslizarse ahora que están tan cerquita de la meta…tan cerca…
…Tan lejos…
Caliento, camino entre el bosque helado para comprobar si remite el dolor.
No hay nada más que pensar: el dolor se agudiza al moverme.
Lloro, lloro, lloro.
No puedo evitarlo.
Sé que lo he dado todo y más.., créanme.., mucho más de lo que jamás he creído.
Estoy orgullosa de haber dicho que sí a una locura.
Una locura que me ha enseñado muchas cosas.
Una decisión que ha abierto mil puertas en mi interior.
Finlandia me ha dado una buena lección.
Y yo se la he dado a ella.
No hay ganadora ni vencida, hemos hecho un pacto de respeto.
Yo he agachado mi cabeza y me he prostrado ante la Reina de las Nieves.
Ella me ha levantado y me ha dado un abrazo. Está orgullosa de mi esfuerzo.
Yo no puedo darle más…
Ojalá pudiese…
Pero esas ganas tendrán que esperar…
Esta vez bajo en la penúltima estación.
A 150 suspiros de un objetivo.
A cero kilómetros de mi sueño.


miércoles, 13 de marzo de 2013

Granizada neuronal

9 buenas razones para no ir a Finlandia en invierno, sin saber nada de nieve y salir gustosos y valientes en la etapa más larga de la Border to Border (cuando mucha de la gente de nuestro nivel optó por recortar el recorrido y salir más tarde):
1.     Picos de temperatura de hasta menos cuarenta bajo cero.
2.     Dedos de las manos y pies en peligro auténtico de congelación.
3.     Cara en riesgo de derrumbe por la cantidad de escarcha acumulada en cutis y témpanos de hielo en pestañas y cejas (y bigote si lo tuviese) debido a la sudoración en sock con el frío.
4.     Neuronas paralizadas por la poca ropa y sin querer actuar con semejante temperatura. Mente en blanco nuclear. Game over. Out of service.
5.     Tobillos con botas a estrenar que sufren las miles de repeticiones en movimiento cada día con calzado no hecho para ese pie “encholado” todo el año.
6.     Codos con algún “cable suelto” de tanto bastonear.
7.     100 deslizamientos por minuto durante ocho horas diarias.., dan un total de….un infierno corporal.
8.     100 deslizamientos con su correspondiente bastoneo… dan un total de…una locura en movimiento.
9.     Los avituallamientos.., si están cerca genial, pero si están lejos...,mejor saca la navaja y dedícate a la “matanza del reno” para llegar airoso …
Nueve razones que han hecho que yo, hoy, no haya podido con más.
47 kms.
Hasta aquí.
El frío pudo con mi locura.
9 buenas razones para  ir a Finlandia en invierno , sin saber nada de nieve y salir gustosos y valientes en la etapa más larga de la Border to Border (cuando mucha de la gente de nuestro nivel optó por recortar el recorrido):
1.      Es una auténtica aventura.
2.     Te das cuenta de que tu límite no está aquí, está más allá de ese horizonte.
3.     Conoces tus verdaderas limitaciones y luchas como sea para vencerlas.
4.     Los paisajes son tan espectaculares que no existe ninguna cámara capaz de captar lo que uno siente cuando está en medio de ellos.
5.     El silencio de miles de árboles a tu alrededor es sobrecogedor.
6.     El hilo musical de mi compañero en constante funcionamiento sobre la tundra finlandesa no lo paga ninguna Master Card.
7.     El saber que no eres más que un animal más allí, te hace ponerte en tu sitio en este planeta. (Y yo soy ave tropical…).
Darse cuenta de ello, es una sensación de paz, de unión con el medio. Una auténtica lección de humildad.
8.     El apoyo de los que te quieren es abrumador. Sentirse querida es lindo, muy lindo.
9.     Porque soñar y luchar por ese sueño es suficiente razón  para sentirse muy feliz por ello, en Finlandia o en la Luna.
Hoy, lo de menos, es que ya hemos pasado el ecuador de la prueba.
Hoy el protagonista ha sido el frío.
Y me alegro de haberlo padecido hasta este extremo.
Otra experiencia para mi corazoncito, para mi alma, para mi cuerpo y para mi mente.
¡Y qué experiencia!


martes, 12 de marzo de 2013

Estoy deslizándome en mi sueño

He entrenado durante medio año para un sueño.
He cambiado media vida por esa ilusión.
He imaginado decenas de veces este momento.., el que ahora mismo estoy viviendo.
Y, si les soy sincera, pensaba que iba a ser más rápida, más fuerte...
Escuchen:
Yo, disfrazada de la campeona de esquí de fondo .., y el abuelete de la camisa a cuadros para ir a misa, llega a años luz a la meta, con tiempo para sauna, masaje, comida, café y siesta...
Yo, con una forma física envidiable por casi todos los participantes en este evento, subo las cuestas con la máxima concentración y esfuerzo y, cuando miro al lado, la abuelita de Heidi me saluda y me adelanta mientras hace calceta con sus bastones...
Yo, que sin haber bajado en mi vida una cuesta con esquís, lo hago al estilo robocop..., mientras todo el resto del enjambre me adelanta zumbando con una destreza envidiable...
Geles, suplementación y demás cuidados para la atleta.., y ellos.., a base de pepinillos calientes, zumo de" gomivalla", pasas y bocatas...
¡Pero qué muñequita de trapo soy!
¡Ja, ja ,ja!
...
Y ésto es lo que hay. No más.
Ellos con sus esquís encerados diariamente se deslizan cual bailarina en el teatro y yo.., con mis esquís de escamas.., nado en mi océano profundo, rozando la nieve cual apisonadora.
...
Ya ven.., gente de esquí...
Ya ven .., Susana esquiando...
...
Pero en mi nivel, sin poder pretender ganar en varios días lo que a ellos les ha costado toda la vida, ésto no deja de ser otra prueba por etapas como otra cualquiera.., eso sí, a menos temperatura y con un detalle que no debemos dejar pasar: es mi primera prueba por etapas.
...
Hoy , a tres etapas del inicio, llevamos 182 kms.
Mañana la etapa reina.
Intentaré darlo todo.
Y si puedo.., y el tiempo helado me lo permite, daré un poquito más de ese límite que nos marcamos...porque.., les contaré un secreto:
Ese límite.., no existe.


lunes, 11 de marzo de 2013

Domingo negro, lunes de color

Dos jornadas: la primera y la segunda de la Border to Border.
¡Qué sensaciones más diferentes!
Un domingo negro, de ilusiones truncadas por la falta de salud, por acarrear mis pocos entrenos de las dos últimas semanas, por el trabajo acumulado, por la falta de descanso y por .., el pánico... el pánico.
Toda mi seguridad personal, donde la ilusión podía contra cualquier malestar.., se vino abajo, abajo, en menos de cinco minutos.
Esquiadores experimentados metieron en mis bolsillos un poco de miedo y la etapa..., muy exigente, pudo conmigo.
Ataque de pánico hasta la noche, hasta que cerré los ojos empapados en lágrimas.
Todo mi sueño, hundido en un día. En una etapa.
...
Seis y diez de la mañana. Toca hacer maletas, prepararse, desayunar y..., enfrentarse a la segunda jornada.
Muchos nervios. Con ganas de vomitar al desayunar por el miedo...
¿Qué hago aquí?
¿Por qué me he metido en esto?
¿Cómo pretendía..., terminarlo?
...
Comenzamos.
Esquío...
Esquío...
Todo es llano...
Como la llanura de Texas..., pero a menos doce grados.
Mi corazón coge el ritmo, mi ritmo. Ese que he entrenado...
Ya mi estado de salud se equilibra y mi cansado cuerpo comienza a calentarse.
Sonrío.
Finlandia me gusta.
Es espectacular.
Avituallamientos de película: fogata, tipis, sopa, bebida caliente y..
Ya  no vamos solos.
Hoy vamos en carrera.
Al final de la etapa subidas duras y bajadas muy exigentes (yo que jamás había bajado nada...).
Ya no hay marcha atrás. Si quiero llegar...tengo que continuar.
Allá voy....
En estado de semicongelación llegamos a la meta deseando cambiarnos de ropa y quitarnos el cansancio de encima.
...
Mañana seguimos.
Continuamos ilusionándonos, a pesar de la dureza del día tres...
Toca respirar y dormir.
El pánico me lo he sacudido.
Ahora..., me aferraré a la ilusión.
Es la que ha hecho que mi blanco.., se haya convertido en negro y el negro en blanco y el blanco, de nuevo, en arco iris de colores.
Muchas gracias por la escucha.
Muchas gracias por el apoyo.
Muchas gracias por el calor recibido.
Muchas gracias por el cariño que siento en las palabras de ánimo.
Un abrazo eterno.

sábado, 9 de marzo de 2013

Blanco

Ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja ,ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja….
Blanco, blanco, blanco, blanco...
Y después…, blanco, blanco, blanco,  blanco...
Imagínense lo blanco más blanco que puedan, cierren los ojos.
Imagínenselo.
Pues eso que han imaginado…, se queda corto con el blanco que siento y que veo desde las 7 de la mañana de hoy, tras una noche en negro y en tren.
Blanco inmenso en un paisaje espectacular.
Blanco  sobre blanco.
Blanco con blanco.
Blanco más blanco.
Blanco.
Asusta.
Es apabullante.
Ahora, en la guagua, llevamos 210 kms viendo lo mismo. El mismo blanco…
Mañana…, comenzamos a restar los 440 kms….blanquecinos….
Con mucho frío, a menos quince bajo cero….
Perfecto para dejar la mente en blanco y…comenzar…
Eso sí, nuestras huellas dejarán gotitas de ilusión multicolor.
...multicolor...




Día cero: el viaje

Ya estamos. Ya estamos.
Los nervios a lo desconocido comienzan a aflorar.
Estoy y no me lo creo.
Nos faltan muchas horas de viaje  pero, dentro de siete,  ya estaremos sintiendo Finlandia…
Finlandia.
País con el que nunca soñé y que se ha convertido en la ilusión de mis piernas.
Continuo con fiebre a ratos y mi cuerpo no está del todo bien, pero.., es lo que hay, es lo que tengo y continuaré guiando mis pasos con el corazón .
Él está en perfecto estado.
A partir de ahora todo será un nuevo mundo para mí.
Abriré los ojos y veré el horizonte, mi destino.
Ese que no puedo alcanzar pero que perturba mi mente.
Hacia esa línea voy.
No importa que no lo alcance. El camino intentándolo merece la pena.
La merece.
Y eso me hace muy feliz.